APASIONADOS POR CRISTO

Eres un Visitante, Bienvenido te invitamos a
que te Registres para que seas bendecido.
Unete al Grupo Que sigue a Cristo.

www.elshaddaichih.ws

Foro de la Iglesia de las Asambleas de Dios, Denominada El Shaddai. Con sede en la Ciudad de Chihuahua Chih. Mex

Últimos temas

» Descarga Miles de Discos Cristianos
Dom Mar 03, 2013 11:09 pm por hefsibach

» SIN DIOS NO TENEMOS NADA
Miér Abr 04, 2012 5:32 am por CARLOS74

» La oración previa, algo imprescindible
Lun Jun 20, 2011 7:39 pm por TATIS

» Su Espíritu en nosotros
Mar Mayo 31, 2011 12:49 pm por TATIS

» Llamados a ser sanados, y a sanar
Lun Mayo 16, 2011 5:17 pm por TATIS

» El Minero Celestial y sus Colaboradores
Mar Abr 12, 2011 12:30 pm por TATIS

» El alma del hombre tiene sed de Dios
Mar Ene 25, 2011 8:26 pm por TATIS

» Los valientes de Cristo Jesús
Mar Ene 11, 2011 8:30 pm por TATIS

» Cristo Vive
Mar Ene 04, 2011 9:42 pm por TATIS

Navegación

Galería


Versiculo de Hoy


    No debemos olvidarnos de Dios ( 6ª Parte )

    Comparte

    Sondeo

    SI

    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 
    [ 0 ]
    0% [0%] 

    Votos Totales: 0

    TATIS

    Cantidad de envíos : 76
    Reputacion : 208
    Reputación : 0
    Fecha de inscripción : 13/06/2009

    No debemos olvidarnos de Dios ( 6ª Parte )

    Mensaje por TATIS el Miér Jun 09, 2010 5:46 pm

    (6ª PARTE )


    Moisés se dedicó al pastoreo en aquella tierra de Madián.
    Estaba en ésta tarea, cuando llevando las ovejas a través del desierto llegó hasta un lugar al que se le conocia como Horeb, pués asi se le llamaba al monte máas alto de aquel lugar. No sabía Moisés que aquel monte y aquel lugar eran santos, porque la presencia del Dios de Israel estaba allí. La presencia de Dios visitaba aquel lugar; y su presencia era como un fuego que arde, pero que no consume. Moisés observo durante unos instantes como una zarza estaba ardiendo, pero no se consumía. Decidió acercarse para conocer de cerca la razón de porque no se consumia bajo el fuego. Al acercarse oyó una voz que le llamaba por su nombre: Moisés, Moisés. Y entonces él mirando alrededor contestó: estoy aquí, ¿ quien eres ?; y aquella voz le respondió: quítate el calzado de tus pies, porque el lugar que estás pisando es santo. Y la voz continuó diciéndole: yo soy el Dios de tus padres Abrahan, Isaac, y Jacob. Entonces al oirlo Moisés sintió miedo, y se tapó los ojos para no mirar .
    pero la voz le siguió hablando: He visto como mi pueblo es afligido en Egipto ; y he oido su clamor , y he visto sus angustias , y he descendido para librarlos de la mano de sus opresores, y traerlos a la tierra que le juré a sus padres que se la daría en posesión . Por lo tanto acércate, porque tengo la intención de enviarte al Faraón rey de Egipto para que saques de allí a mi pueblo Israel. Moisés al oir ésto, respondió a Dios que él no se consideraba la persona idónea para realizar una misión de tal envergadura. Hacía ya mucho tiempo que él había salido de Egipto; ya ni tan siquiera se acordaba bien del idioma egipcio; ¿ como pues se presentaria delante de Faraón para pedirle que dejase salir libre al pueblo ?. Dios le responde: no te preocupes, yo estaré contigo, y te diré todo lo que tienes que decirle al faraón; en cuanto al lenguaje, harás que vaya contigo tu hermano Aaron, el cual te servirá de traductor delante del Faraón. Tu hermano además se alegrará mucho de volver a verte. Después de variias luchas con Dios intentando que cambiara de opinión y enviara a otro, Moisés por fin accede a la demanda de Dios, y después de comunicárselo a su familia y a su suegro, parte para Egipto.
    En Egipto se encuentra con su hermano Aaron, y juntos se presentan al Faraón para pedir en el nombre del Dios de Israel que deje ir libre a su pueblo. El Faraon como era de esperar se mofa de ellos; y en represalia agraba todavia más la servidumbre sobre el pueblo. El pueblo que en un principio ve con buenos ojos la intervención de Moisés, ahora debido al castigo al que se ven sometidos , desconfian, y culpan a Moisés y a Aaron de su desdicha. Moisés se lamenta delante de Dios diciendo: desde que hablé al Faraon, las cosas se han puesto todavía peor para éste pueblo; Dios le responde: ahora verás lo que mi mano hará contra Faraón a causa del endurecimiento de su corazón. Y comienzan las temibles plagas: sangre, ranas,piojos, moscas, ganado, úlceras, granizo, langostas,tinieblas, y la peor de todas: la muerte de sus primogénitos egipcios.
    Después de ésto el Faraón los deja salir libres; un poco más tarde se arrepiente y envía su Ejército para que los maten en el desierto; pero Dios abre el Mar para que su pueblo pase en seco; y el ejército queriendo pasar también, se encuentran de frente con el mar cerrándose y volviendo a ocupar su lugar, atrapando al ejercito en una encerrona en donde todos perecen bajo la fuerza del mar.
    Al otro lado una compañía de hombres y mujeres libres lo festejan cantando a su Dios libertador éste cántico: Cantamos a ti oh nuestro Dios porque en extremo te has engrandecido hoy echando al fondo del mar a los caballos y al ejercito de Faraón. así libertó Dios al pueblo de Israel por la mano de Moisés.

    Continuará

      Fecha y hora actual: Mar Sep 26, 2017 7:43 am