APASIONADOS POR CRISTO

Eres un Visitante, Bienvenido te invitamos a
que te Registres para que seas bendecido.
Unete al Grupo Que sigue a Cristo.

www.elshaddaichih.ws

Foro de la Iglesia de las Asambleas de Dios, Denominada El Shaddai. Con sede en la Ciudad de Chihuahua Chih. Mex

Últimos temas

» Descarga Miles de Discos Cristianos
Dom Mar 03, 2013 11:09 pm por hefsibach

» SIN DIOS NO TENEMOS NADA
Miér Abr 04, 2012 5:32 am por CARLOS74

» La oración previa, algo imprescindible
Lun Jun 20, 2011 7:39 pm por TATIS

» Su Espíritu en nosotros
Mar Mayo 31, 2011 12:49 pm por TATIS

» Llamados a ser sanados, y a sanar
Lun Mayo 16, 2011 5:17 pm por TATIS

» El Minero Celestial y sus Colaboradores
Mar Abr 12, 2011 12:30 pm por TATIS

» El alma del hombre tiene sed de Dios
Mar Ene 25, 2011 8:26 pm por TATIS

» Los valientes de Cristo Jesús
Mar Ene 11, 2011 8:30 pm por TATIS

» Cristo Vive
Mar Ene 04, 2011 9:42 pm por TATIS

Navegación

Galería


Versiculo de Hoy


    La importancia del Espíritu de Dios

    Comparte

    TATIS

    Cantidad de envíos : 76
    Reputacion : 208
    Reputación : 0
    Fecha de inscripción : 13/06/2009

    La importancia del Espíritu de Dios

    Mensaje por TATIS el Lun Mayo 24, 2010 7:01 pm

    SIZE=3]1ra. a los Corintios[/SIZE]
    Capítulo 02
    2:1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.
    2:2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.
    2:3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor;
    2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,
    2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
    2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen.
    2:7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,
    2:8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.
    2:9 Antes bien, como está escrito:
    Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
    Ni han subido en corazón de hombre,
    Son las que Dios ha preparado para los que le aman.
    2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
    2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
    2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
    2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
    2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
    2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
    2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.



    El Espíritu de Dios es algo muy importante para nuestras vidas.
    Sin el Espíritu de Dios, no pasamos de ser hombres " naturales".
    Y como hombres naturales, dificilmente como escribe Pablo, podemos llegar a entender las cosas "espirituales" de Dios, pues éstas se deben discernir de una manera espiritual y no natural. De ahí que cuando el hombre natural " a secas" oye hablar de las cosas espirituales de Dios, no las entiende y le parecen cosas " de locura". Porque las cosas que proceden del Espíritu de Dios se deben discernir espiritualmente; y para entender a Dios y todas las cosas que proceden de él, se necesita ser lleno de su Espíritu; porque el Espiritu de Dios conoce y sabe perfectamente todo lo que Dios hace. El espiritu del hombre , dice Pablo, conoce las cosas que están en el hombre; de la misma manera el Espíritu de Dios conoce todo lo que está en Dios; y si queremos llegar a entender las cosas que son de Dios, necesitamos tener en nuestro interior su Espíritu, para que sea él mismo quién nos revele las cosas de Dios, abriéndole el entendimiento a nuestro espíritu; pues las cosas espirituales deben acomodarse entre si. Mezclar las cosa espirituales con las naturales solo produce confusión y locura, y un claro desentendimiento y desacuerdo.
    Las palabras salidas de la sabiduría humana, nunca pueden ayudarnos a conocer las cosas que son de Dios. La Teología es un claro ejemplo. Es solo un compendio de enseñanzas aprendidas por sabiduría humana, pero distan mucho de poder llegar a conocer a Dios realmente por medio de ellas. A Dios solo se le puede llegar a conocer por medio del Espíritu. Es el Espiritu el que nos dá a conocer a Dios y su voluntad . La palabra del Espiritu revela con claridad la perfecta voluntad de Dios para nuestras vidas. El apóstol Pablo se movía de ésta manera, desechando todo conocimiento humano de Dios por medio de humana sabiduría, y dando oidos a las palabras que por medio del Espíritu le eran reveladas . El era consciente de que aquellos que aman a Dios, y tiene una comunión con él reciben de él su Espíritu. Y aquellas cosas que por medio del hombre natural no podían ser discernidas, ahora por medio del Espiritu, son reveladas; y ésto conforme a una promesa: " cosas que ojo ( natural ), no vió, ni oido ( natural )oyó, ni han subido en corazón de hombre ( natural ), son las que Dios ha preparado para los que le aman. Y ésas cosas nos son reveladas por medio del Espíritu que Dios hace morar en aquellos que le amamos. Cuando recibimos el Espíritu de Dios, dejamos de ser unos simples hombres y mujeres naturales, para ser seres " espirituales" ; y es cuando estamos en ésa condición que llegamos a entender las cosas que provienen del Espíritu de Dios, y las seguimos, a pesar de la burla de hombres " naturales" para los cuales éstas cosas son " locura", porque no las pueden discernir a menos que reciban el Espiritu de Dios al igual que nosotros.El hombre natural tiene un velo puesto delante de sus ojos; pero cuando se conviertan al Señor, entonces el velo de su carnalidad natural se quitará, dejando abierta la puerta para recibir el espíritu de Dios y empezar a ver y oir cosas que antes nunca habían oido ni entendido.
    El Espiritu se recibe por fe; esto es, por creer en Dios y por amarle. Todo el que se acerque a él en oración pidiéndo su guía, lo recibirá de él, y nunca será avergonzado.

    Con amor,

    TATIS

      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 10:38 pm